ASESORA DEFENSORÍA IXTAPALUCA PARA ENFRENTAR DUELO POR PANDEMIA
ENTREGA DIF IXTAPALUCA APARATOS FUNCIONALES
15 febrero, 2021
APRUEBAN TARIFAS PREFERENCIALES DE PREDIAL PARA BENEFICIARIOS DE IMEVIS, INSUS Y RAN
16 febrero, 2021

ASESORA DEFENSORÍA IXTAPALUCA PARA ENFRENTAR DUELO POR PANDEMIA

Dado el desconocimiento de la población sobre cómo enfrentar la pérdida de un ser querido debido al COVID-19, la Defensoría Municipal de los Derechos Humanos impartió la plática virtual denominada “El COVID-19, un duelo traumático”, en la que se dieron a conocer los síntomas e índices para considerar cuando se trata de duelo traumático y las alternativas.

Cabe destacar que tanto la Defensoría municipal que encabeza Miguel Ángel Espinoza como el área de Prevención del Delito ponen a disposición de la población la atención psicológica para quien lo necesite, y que forma parte de las acciones implementadas por la alcaldesa Maricela Serrano para apoyar a la población.

Las y los asistentes tuvieron oportunidad de ampliar su conocimiento sobre lo que significa el duelo para algunos autores, definido éste como la reacción natural ante la pérdida de una persona, objeto o rompimiento de un vínculo afectivo, que tiene componentes psicológicos, físicos y sociales.

Todas las esferas, detalló la psicóloga Marisol Castañeda Millán, quien impartió la plática, se ven afectadas cuando se enfrenta un duelo. Las emociones se reflejan con un malestar físico que se manifiesta como cansancio en los hombros, dolores de cabeza y garganta, a los que en ocasiones se hace caso omiso.

El fallecimiento de un ser querido señaló es una vivencia difícil para cualquiera, pero cuando recibimos la noticia sin la oportunidad de asimilarlo, de estar cerca de esa persona, nos generamos sentimientos de culpa y puede convertirse en un duelo traumático, porque desconocemos cómo sucedió su muerte.

El duelo traumático está caracterizado por la sorpresa, porque no estamos preparados para esa situación, la incertidumbre que conlleva a la ansiedad, la pérdida del sueño; impotencia, incomprensión, soledad al momento y posterior, y el desbordamiento, que es la carga emocional alta a la que nos enfrentamos después.

Ante la muerte de un ser querido, dijo, el doliente experimenta sufrimiento asociado a múltiples aspectos que se traducirán en las tareas que esa persona deberá llevar a cabo para poder sanar. Las tareas están relacionadas al tiempo de la muerte, al tiempo posterior de la muerte, a la pérdida de la relación y a la afectación que puede sufrir en sus relaciones interpersonales.

Para afrontar la pérdida, dijo, nos puede ayudar el expresar las emociones: enfado o tristeza, recordar aspectos de la vida en común, sentir su presencia, hablar de lo sucedido, visitar lugares que nos recuerden a esa persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *